Nocturno

En el horizonte se desgaja
en varios colores el cielo,
mientras el tiempo, dura navaja,
los junta en un solo velo,

descubriendo las mil alhajas
que se ocultaban con celo
entre los diseños de paja
y los tejedores del velo.

Luego, la mesa que agasaja
con el mantel de espejuelos
al Dueño de las alhajas

queda servida en el cielo,
para honrar al que trabaja
y al que ama, con un consuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s