Soneto para una pluma

Pluma que hieres con tu negra sangre
al escribir en el papel adormecido,
deja en él este espíritu que arde
por relatar lo que una vez fue acontecido;

y que el papel contenga amor y fuego,
que la palabra se vuelva un hecho vivido,
para que cada noche el anhelo
se vuelva carne y se haga recuerdo querido.

Pluma que viertes sueños y amores,
escribe lo que te dictan hoy mis latidos:
“Mujer, tú que compartes mis noches

has dejado en mí tu bello nombre esculpido.
Dios, como santo testigo me oye:
¡Hoy la pluma escribe lo que por ti he sentido!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s