Semillas de esperanza

Ha terminado el día sin rodeos
para sembrar sus nuevas esperanzas,
que en la noche iluminan como espejos
y se escuchan como míticas stanzas.

Mientras la noche navega hacia la luna,
cada semilla crece presurosa
entre abrazos y letras que la ayudan
hasta cuajar como una flor hermosa.

Y así, quiebran el miedo y la amargura
cuando el cielo, pintado en tonos rosa,
aclara con su tenue luz las frutas

que la noche ha parido como suyas.
Listas están, para que las recojan
como diario tesoro en sus alforjas.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s