Frutos malditos

Hay frutos de los que el alma se duele, y los siente como un árbol marchito. Se le atragantan en la conciencia y la van ahogando, a poquitos: fruto amargo es la soledad que va devorando a los viejitos, separados de su hogar por quienes olvidan que fueron chiquitos; fruto estéril es la amargura que … Sigue leyendo Frutos malditos