Pan

Quiero comer pan,
pero no el pan de las angustias

que con los años deja al alma
sola, triste y mustia.

Quiero un pan fresco,
que al comerlo traiga gozo

y la dicha de saber
que no deja al corazón roto.

Quiero un pan que no se acabe
cuando se parta al compartirlo.

más bien, que mejore su sabor
Y arranque del alma el egoísmo.

El pan que busco no se encuentra
en las promesas que traen alborotos,

ni en las gélidas miradas
que se creen dueñas de mis pozos.

El pan que busco es muy humano,
pero su miga y sabor, muy divinos,

no sea que se torne muy amargo
y me deje los huesos consumidos.

Debe ser un pan que sustente
los abrazos y las ansias de cariño,

que fortalezca la voz de la esperanza
y sane el cáncer del olvido.

Su panadero no puede ser alguien
que tenga úlceras de orgullo herido.

Quiero ese pan fresco para todos,
sean mujeres, ancianos o niños

y que al final, luego de comerlo
quede en ellos un abrazo, un cariño

que les sacie hasta los huesos
y los encamine a nuevos destinos.

3 comentarios sobre “Pan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s