Hambre

Tengo hambre de casa,
pan, vestido, sueños y abrigo,
que alimenten las esperanzas
y el futuro de mis pequeñitos.

Mi corazón aún no se cansa
de imaginar nuevos destinos,
de luchar con las palabras
palpitando nuevos caminos.

También mi hambre es de amor,
de ilusiones y entusiasmo.
Palabras hechas para una canción
y para todo ser enamorado
de la vida, del futuro, del perdón,
de entregarse por entero en un abrazo.

Y aunque aparezcan nubarrones
que quieran apagar la mística canción,
destruir el aroma de las flores,
anular toda profética ilusión
para dejar sus mil terrores…

no dejaré de tener hambre
de nuevos caminos y palabras,
forjados cada mañana y cada tarde
desde lo profundo del alma,
porque es el hambre de un padre
que no renuncia a sus esperanzas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s