Nocturno

Parece que el tiempo se hace eterno
y que las estrellas se toman un descanso,
cuando miro fijamente a tus ojos
y bebo en paz de tu remanso.

Los árboles cantan quietamente, y con dulzura
contemplan el silencio de las gráciles colinas,
que a su vez describen nuestra metáfora
en una nocturna y delicada sonatina.

Las palabras vienen y van, formando un collar
que a nuestros corazones abriga,
declarando a los cuatro vientos
que hoy, por el amor somos poesía.

La luna, coqueta y silenciosa navegante
nos mira como intrépida testiga,
iluminando con calidez tu blanco rostro,
en el que hallo el tesoro de mi lira.

Luego, la noche se vuelve sueño
y el sueño es idilio que no se termina,
pues cada vez que me sumerjo en tus ojos
hallo escrito este nocturno, hecho poesía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s