Despecho

No soy esclavo del retorno
por tus labios sugerido
a los tiempos del olvido
y de llamas en el horno.

Allí fundiste el adorno
en los brazos del querido
trovador, cántico que es ido
en las aguas sin retorno.

Y aunque sueñes mi regreso
hacia atrás no vuelvo yo.
Ni el eco atrás se quedó

mirando el fallido beso,
despecho que a cada hueso
de mi corazón quebró.

 

*Inspirado en un tango, 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s