El asaltado

Eran las nueve de la noche,
minutos más, minutos menos.
El amor hacía el milagro
de unir corazones a lo lejos.
En el anticipo del abrazo
ya se anunciaba el beso
que uniría a los amados
en la paz del reencuentro.

Eran las nueve de la noche,
minutos más, minutos menos.
El cielo estaba oscuro
y coloreado con un tinte negro.
Las calles estaban ayunas
de amigos y compañeros.
Sólo la brisa se presentaba
quebrando la frialdad del silencio.

Eran las nueve de la noche,
minutos más, minutos menos.
Mientras el silencio avanzaba
y el amor se movía, entre unos y ceros,
el ángel de la muerte, calladamente,
irrumpió con la fuerza del viento
para quebrar, con su áspero lenguaje,
el paisaje de amor que se estaba tejiendo.

Eran las nueve de la noche,
minutos más, minutos menos.
Acallado el amor, parecía la tragedia
tomar el control de los hechos.
Fuerte era el rugido del león
que estaba por escupir su fuego
y arrebatar, con descontrolada pasión,
lo que nunca ganó con su esfuerzo.

Eran las nueve de la noche,
minutos más, minutos menos.
La espada de la muerte quiso blandirse
y arrebatar el alma del cuerpo.
Pero el amor aún hace milagros…
en la noche, a través de unos y ceros,
la angustia se hizo oración
y la espada quieta quedó, en silencio.

Eran las nueve de la noche,
minutos más, minutos menos.
El ángel de la muerte voló
en un veloz carruaje moderno.
De repente, volvió el silencio a afincarse
bajo el tétrico tinte de color negro
que la noche quiso pintar, con agonía,
ante la inminencia de un fatídico duelo.

Eran las nueve de la noche,
minutos más, minutos menos.
El abrazo esperado se hizo real,
rodeado de llanto, de carne y de hueso.
Lo que la muerte trató de romper
fue unido con unos y ceros,
en un angustioso y amargo clamor
que tocó el corazón de los cielos.

Ya los unos y ceros, su escondida labor
realizaron en el oscuro silencio.
Una frase curiosa en la mente dejaron
escrita con letras de gris acero.
Bajo la tétrica noche, cobija del mal,
se funden en lo profundo del pensamiento:
“Eran las nueve de la noche,
minutos más, minutos menos…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s