Romance del candidato

De sol a sol, de luna a luna,
a pie, en auto y en carretas,
solo o acompañado, transcurre
la ruta del candidato, que anhela
ser parte de la historia patria
y padre de generaciones venideras.
Promete ofrecer para ello toda su vida…
y aparecer en diarios, revistas y tarjetas.

Camina con amplísima sonrisa
para ofrecer un ramillete de promesas.
Abraza niños, visita tugurios, deja palabras,
procura votos como el niño busca estrellas.
Recoge rosarios, obsequios y da fotografías,
sin olvidarse de poner sus pies en las iglesias.
Si fuera necesario, entregaría sus órganos
por lograr una diputación… o la presidencia.

Sus manos, hábiles para hacer gestos
ahora abrazan pobres, aran la tierra
y toman utensilios de cocina, para lograr
la confianza y la lealtad de sus presas.
Muchos les siguen, con inocente mirada
procurando arrancar con cara lastimera
una ayuda de la cual se pueda presumir
y recordar en épocas de llantos y de quejas.

Adorador de las tarimas, no las busca
porque siempre las encuentra
en entrevistas, mítines y caminatas
que desesperadamente le entregan
sus más fieles feligreses, compañeros
en la noble y elevada tarea
por conquistar las alturas de la patria
para servir con prístina fiereza
a quienes los lleguen a colocar
en la curul o puesto que desean.

El amigo, con quien se toma café
en la intimidad que su hogar profesa
ahora es el enemigo, el hombre
o la mujer que no tiene las ideas
para levantar a la amadísima patria
del vendaval en que se encuentra.
Otros son los culpables, los corruptos
de la generación política perversa
que se han chupado los recursos
de la patria que solo tiene deudas.
Él, en cambio, es la renovación
y creador de las ideas frescas
que la patria necesita
para resolver sus miserias
y proyectarla hacia el futuro
donde ya no habrá pobreza…

Al final, cuando todo se ha logrado,
se acabó el amigo, el profeta
protector de viudas y de huérfanos.
Ahora se asume el importante traje
que hace olvidar las promesas,
y que da atolillo con el dedo
a todo el que cree en las ideas
de este paladín de la patria,
servidor de la nación entera.

Cada cuatro años, la misma historia
y las mismísimas promesas
son repetidas por otro candidato,
a quien su alma desespera
porque la patria, según él, lo llama
a servirle desde la presidencia…

 

Glosario

Tugurio: sitio de habitación hecho de latas, plásticos, retazos de madera. Muy frecuente en zonas de escasos recursos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s