Oda al viento

Molecular. Invisible.
Siempre presente.
Eso eres.

A diario nos rodeas
y refrescas la vida,
trayendo memorias
que la piel no olvida.

Juegas
infantilmente
con nuestros cabellos.

Transportas
las hojas
que buscan
su destino final.

Cuando estás de malas,
es mejor huir de tu sombra.

Te prefiero cuando ríes
y entretienes a mi piel
en una colección
infinita de recuerdos,
cuando tus átomos
refrescan
a mi alma y corazón
en tu silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s