A veces las palabras no nacen

A veces
las palabras no nacen.
No quieren brotar, ni ser leídas.
Sólo un ensordecedor silencio
desde el corazón se escucha.
Ni los clamores de la vida
despiertan los íntimos sueños.

A veces
las palabras no nacen
porque están siendo incubadas:
el silencio del presente
es la cosecha
de los poemas del mañana.

2 comentarios sobre “A veces las palabras no nacen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s