Segundo a segundo

Segundo a segundo, el corazón se me ha vuelto un verso y la piel se transforma en libro donde escribes las palabras indecibles por los versos: creamos un lenguaje nuevo sólo entendido por nosotros, que penetra y horada los silencios, quemando todos los vacíos del abrigo renacido con los tiempos.