Reforma

En las páginas de la vida del mundo
se repite muchas veces el término reforma:

para ofrecer enseñanza gratuita,
salario mínimo, jornada de ocho horas,

liberación del ejército, nuevas democracias,
economías pujantes y soñadoras,

que muchas veces, y de muchas maneras,
se viven y celebran, como hitos en la historia.

¿Pero quién se atreve a comenzar
las que corresponden a esta hora?

¿Quién llama a libertar de los ministros que encierran
en paradigmas y frases amenazadoras

a quienes sinceramente aman
y creen vivir la verdad liberadora?

Son recuerdos difusos de inquisiciones,
encarnaciones de poder devastadoras.

En el nombre de Dios, enseñan y predican
apologías de estructuras esclavizadoras.

Y muchos los siguen, aniquilando en sus mentes
la creatividad que a su interior adorna.

Sin embargo, no todo está perdido…
por un e-mail, el cielo anuncia al corazón

que es tiempo para una nueva convocatoria,
llamando al amor y a la fe perdonadora,

para romper añejas estructuras y demagogias
disfrazadas de verdad liberadora.

Y así, proclamar que la hora ha llegado
para una nueva reforma.

Anuncios

Un comentario sobre “Reforma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s