A solas

A solas, frente a una taza de café
te escribo este poema, saboreando

el recuerdo de tus labios, aroma
perenne que revive los bocados

al amor arrebatados. Son huellas
permanentes del primigenio caos,

vivos sellos que a la extinción eluden
como noche de sueños renovados

en el océano ardiente del tiempo.
Todas ellas son cuentos relatados

en la piel y los ojos silenciosos
que se liberan en panes horneados.

Amor, todas las tardes se renueva
paso a paso este mágico escenario:

“Mi ser te redescubre en el silencio,
tras el aroma quieto y reposado

de una taza de café, viva esencia
del amor que nos hemos entregado”

4 comentarios sobre “A solas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s