No necesitas

No necesitas diez mil minutos de palabras para percibir cuánto te amo… mis ojos, mi piel, mis hechos y el silencio de mis labios se consumen por completo antes que las palabras nazcan dejando la evidencia en lo profundo de tus versos, profundos como océanos.

Anuncios