Al pronunciar tu nombre

Escucho tu nombre
caminando entre las aguas,

mientras miro las aguas de tus ojos
en tu silencio de palabras.

Y en ellas rescato las señales
de tu inquebrantable esperanza,

esa que sembró en mis manos
la pasión y el abrazo del mañana.

Tras el silencio ardiente que construye
los caminos que aún no se trazan,

las noches se esparcen en conciertos
trayendo el poema que aún no se declama.

Y ese poema dejará escrito con tu fuego
el brillo de los ojos que se aman,

ese canto que renace diariamente
al pronunciar tu nombre… cada mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s