El poema del amor eterno

Pocas veces
te miro contemplar
las hojas

y sus piruetas
en las aguas de la lluvia.

Las sigues
con la inocencia
de aquel primer día

cuando nuestras miradas
se cruzaron
y no pudieron dejarse más,

porque se encontraron
ante las palabras silenciosas

de ese secreto que intima
sin siquiera conocer las voces
de los poemas interiores.

Y estas aguas de la lluvia
cantaron con nosotros
las ilusiones más ocultas

de nuestros corazones…
ilusiones que ahora

son torrentes de esperanza
al mirarnos a los ojos,
al tomarnos de la mano,

al soñar con ese poema
que todo amante persigue

con sus ojos,
con sus labios,
con su piel,
con su alma,
con su pasión,
con su fuego,
con su esperanza,
con su deseo,
con su tiempo…

el poema del amor eterno.

6 comentarios sobre “El poema del amor eterno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s