Conversaciones con un poema

Hoy hablé con un poema doliente.
Sus gestos sangraban silencio.

Sin palabras, sus dudas existenciales
emergían en cada resuello,

buscando una respuesta, una luz
para cerrar sus acertijos internos.

Lloraba metáforas, soliloquios,
y caminos de inéditos versos

que se esparcieron entre los árboles.
Su olor era amargo como el ajenjo.

No hablaba español, italiano,
ruso, latín, francés o hebreo.

Solo hablaba, y el dolor esparcía
intentando hallar un consuelo.

Tras conversar con él, a mí vino
con firmeza un pensamiento:

¿Cuántas personas hablan dolientes
llorando palabras como los versos

que vuelan para hallar las respuestas
y resolver sus acertijos internos?

2 comentarios sobre “Conversaciones con un poema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s