Sólo una nave

Amanecer en tus ojos, llover en tus labios, navegar los arroyos de tu piel suave no son los caminos para hallar el destino de las naves que presurosas partieron con tal de rendirse al amor más allá de las sensaciones corporales. Sólo una nave puede transportarme al amor sin tiempo ni fronteras: tu corazón.