Génesis de un amor

Tras las luces,
el beso se reinventa
en un himno a la alegría:

Ha nacido
una paradoja,
un río en el desierto
que borra la soledad.
Un concierto de fractales
unidos misteriosamente
en las arterias y las venas

concebidas como fuentes
de una experiencia inédita

para el corazón que soñaba
con amar y ser amado.
Ya ama… y por fin es amado.

El tiempo ya es no tiempo,
sin segundos, sin minutos,
sin horas, sin días.
Sólo el amor existe.

Amar y ser amado
es la ley en ese espacio.
La fuente del río inquebrantable

de los ojos cincelados
en la revelación de la entrega.

Ha iniciado el camino
creador de nuevos mundos,
nuevos cielos y palabras:

las murallas cayeron
y ahora se contempla
la esperada tierra
de la honesta compañía,

la paradoja que une
lo que no pudo ser unido
en un nuevo universo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s