Proverbio 16

Cuando dos lienzos se hacen uno

y dos latidos suenan al unísono,

se abren las puertas de otro mundo

para escribir lo nunca dicho

por el beso suave en el oído…

el amor borra todos los ayunos

en el alma y todos los sentidos,

creando para ellos un destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s