Tarde de un invierno

Nubes. Viento. Lluvia.

Árboles adornados con perlas.

Una mesa acogedora,

deseosa de tertulias y romance.

Aromas ancestrales en el aire

que reviven la pasión quieta

del café bebido entre los sueños.

Palabras de amantes, voces

reservadas para los inviernos

que invitan al amor del chocolate…

Tras el beso del café apasionado,

hora que es solamente nuestra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s