Cantar 48

Reposo escuchando tu nombre.Degustando sus letras, vivenciaque incrusta veloz e intensamenteel fuego de tus ojos en mis venas. No queda átomo sin remover. Saltanen reacción, rompiendo cadenasy mitos nacidos en la noche.Explotan vivos en nuestras médulas. Y tu nombre viene a ser reposotras la piel que ya se despereza. Imagen tomada de: Pexels