Había un aire suave

Tarde fría. Los árboles recuerdan.
Rehacen el paisaje.
Crean armonías, cielos, montañas.
Palabras inefables

emergen rompiendo, con su gran furia,
los cánticos del aire.
Son ecos de un renovador impulso,
pasión inacabable

de los caminos nunca imaginados
por los íntimos mares
sedientos de libertad y ternura,

impulso resumido
en las formas nacidas de una frase:
“Había un aire suave…”

4 comentarios sobre “Había un aire suave

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s