Cantar 94

Tu amor, pura esencia del Cantar de los Cantares,
contiene el nardo y la luna amante de la rima,
jardín que adorna la intimidad en tu mirada
y abren a ella los intensos soles en tu vida;

en él vivo, persiguiendo una forma, huyendo
de las silentes sombras apenas sensitivas,
botones de flor que con sus colores silencian
el canto y el verso nacidos del fuego que abrigas.

¡Ven! ¡No sigas los pasos del corzo! ¡Sólo sueña
la rosa y el fuego, figuras del beso nacidas!
Caminemos soñando en el jardín del poema
y bebamos el romance en sus aguas de vida:

allí se acaba la noche, se cierran los libros
y los ojos se sacian hasta nacer la rima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s