Oda al trovador

Viajero,
errante
en su mundo interno,
veloz caminante
en su ágil memoria.
Camina
allende
las sombras
de letras antiguas,
sueños escritos
por excelsos
poetas.

Su interno mundo
vive
en perenne
revolución:
nuevas palabras,
mundos,
visiones,
encantos,
denuncias,
y vívidas profecías
en nombre del amor.

Con cada paso
en cada camino,
una leyenda
se canta
al abrigo del viento:

“Solo en la calle
se encuentra el amor,
siguiendo los pasos
del trovador.”

Soñado por damas,
temido por reyes,
blande sus versos
y viviendo sueña
lo que nunca dice
el corazón.

Y la leyenda
sigue cantando
en valles
y montes
lo que es imposible:

“Solo en la calle
se encuentra el amor,
siguiendo los pasos
del trovador.

Sin un sonido
rinde su voz,
sembrando versos
del corazón”

Cada noche que pasa
se cuentan
historias,
del alma
nacidas
y vividas del beso
anunciado
y predicho
en las leyendas del bosque:

“Solo en la calle
se encuentra el amor,
siguiendo los pasos
del trovador.

Sin un sonido
rinde su voz,
sembrando versos
del corazón.

Siempre pregunta,
con su candor:
¿una princesa,
labios de flor

es claro enigma
o es bello sol?”

Y ante la pregunta
y el eco potente
que la transmite,
canta la luna
una frase increíble:

“Esa respuesta
de inspiración,
sólo la entrega
el trovador.

¡Loado sea
el trovador,
divino intérprete
del dulce amor,
palabra ardiente,
canto de sol!”

Imagen tomada de: Óscar T. Pérez — Illustrator’s Lounge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s