No eres invención mía

No eres invención mía, Galatea. Arribaste a mi puerto un claro día, trayendo con tus ojos la alegría del poema que amante se hace tea. Y ardí en él, sin tener alguna idea del palpitante abrazo que vivía en tu amor, tu beso y tu poesía, regalos para que el corazón lea cada hoja del … Sigue leyendo No eres invención mía