Visión de una tarde

Un día,
de oscura tarde
y vientos fríos,
mientras soñaba
con los héroes del camino,
le preguntaba
a la musa del cariño
por qué no abrió Pandora
la caja de la poesía.
Y en el silencio de los árboles,
cuando ya se iba el día
y la noche aún no había venido,
con los ojos muy abiertos
el aedo del camino
dejó entre mis manos
la voz de un pergamino:

“A Pandora no fue dada
la luz de la poesía,
esa gota de ambrosía

a los vivos entregada;
verdad que fue declarada
a Calendre, excelso aedo,

quien venció con cada dedo
el poder de la invocada,
triste musa de la angustia,

de voz dura, seca y mustia,
a los hombres obsequiada
por la sombra de la nada.

Del poeta es esa dicha,
una palabra predicha
por la luna enamorada.

Que se escriba poesía
es el destino que guía
la mano, que acariciada
rima cada voz cantada
con el amor, su armonía”.

Así dejé a Pandora con su caja
y yo seguí con mi poesía…

Imagen tomada de

La CAJA de PANDORA – YouTube

2 comentarios sobre “Visión de una tarde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s