Acto 1: Los versos de la luna

La luna observa el escenario.
Entre los árboles escucha
las dibujadas sombras,
en los versos invisibles
musitados al oído:

-  ¿Conoces el salmo de las letras?
-  ¿Es aquel que penetra la piel
   y hace del corazón una madera?
- No, es el que persigue y persigue
  a todos los poetas.
  Los enamora, los seduce
  mas no alcanzan sus huellas.
- ¿Y te ha susurrado sus palabras?
  ¿Te ha cantado él sus penas?
  ¿Te ha marcado con su rima,
  te ha navegado con sus letras?

Sigue la luna observando el escenario.
Expectante, aguarda la respuesta,
contempla los intensos mares
que cruzan las líneas de los ojos.
Por unos minutos, espera,
hasta que el tiempo da su fruto
y el amor deja su huella.

- No, nunca me ha buscado
  ni ofrecido sus penas,
  sólo he leído las historias
  de desdichados poetas
  que persiguieron sus palabras
  sin tocar su playa y sus arenas.
  Sólo aprendí que en el teatro de la vida
  amarse a diario es lo que cuenta.

Silencio. Callada la luna,
ya no observa. Escribe.
Nubes cubren las estrellas
y deja ella sus versos
como canto que deletrea
la íntima conversación
en la habitación quieta.
Luego, les deja una nota
escondida tras la puerta:

"El amor en el teatro de la vida
es el regalo diario que se entrega
al escribirlo en los mares y en los ojos
más allá del salmo de las letras."

Imagen tomada de Pexels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s