Oráculo de un corazón

Cuando el ancho mar
traiga sus mares
y los siembre en el silencio
del corazón,
pintaremos aquellas ligeras naves
que arribaron prontas
huyendo del sol
buscando con sed intensa
esa rapsodia dulce de amor,
canto eterno del que escucharon
cuando un poeta les declamó
el vivo oráculo
del corazón:
“Allá,
al otro lado de la eterna tarde,
habita libre una canción
que espera ansiosa dos ligeras naves,
deseosas de ofrecer su alegría
al descansar en las arenas de su pasión.
Y allá entregarán ardientes
las odiseas vivas
de su ilusión.”

Imagen tomada de Pexels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s