Poema 37

He probado en el silencio de tus ojos
el océano escondido de tus aguas.

He escuchado en el aroma de tus flores
a la caricia inundando tus galaxias.

Y nos hemos bebido entera la fuente
que siempre nace al despuntar la mañana,

en cada beso y cada viva experiencia
conquistando nuestros actos y palabras.

Mientras tanto, entre cada nuevo paisaje
nuevas lunas sugerentes son creadas.
Procuran volar contigo cada noche
y escribir la narración que te relata
dedo a dedo, surcando tras tus riberas

los bosques que callan el silencio tuyo.
Son una imagen surreal y certera,
grabada en la profundidad de tus aguas.

¿Sabes? Explorarte en tu amor oceánico
es una aventura de nuevas fragancias:

siempre más allá de tus lunas y bosques,
más allá de mares intensos en tu alma

existe un universo surrealista
donde puedo amarte con y sin palabras:

allí recibirás todo mi universo
y la fuente de este poema que te habla.

17 comentarios sobre “Poema 37

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s