Versos de un sol oculto

Se acabó la noche.
Huyeron las hojas
tras la caricia del viento
con sus gotas de rocío.
Y el alma suspiró,
abriendo los espacios
de una confesión sincera.
Sin sonidos. Sin piel.
Solamente la lectura
en los ojos del poema
traspasó los átomos
del papel para entregarse,
paso a paso, al abrigo
de un sol que calienta
la médula y los huesos;
un invisible sol
venido de un paisaje
sin días y sin noches,
verso de piel y de ilusiones
acumuladas… en tus ojos.

Imagen tomada de Pexels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s