Un calabazo

Han pasado los veranos,
el invierno deja algunas huellas
marcadas por la nieve.
Los arroyos se acumulan
en las sábanas de piel,
registros de la vida
degustada con cariño.
El sol del tiempo deja
su marca indeleble
en los campos y los bosques
siempre exhuberantes.
Mas una cosa queda,
siempre verde, siempre fresca
como agua de pozo vivo
dulcemente conservada:
un calabazo de cariño.

Imagen tomada de

https://thechefwithredshoes.wordpress.com/2016/11/07/kissing-mezcal/img_1808/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s