Duerme

Duerme, que yo te miro mientras tus sueños cabalgan sobre los bosques de los aires venidos del sensual misterio tuyo. Yo habré de mirarte fijamente, delineando con palabras los secretos que creamos bajo la luz de la luna, en el abrazo eterno que nuestros cuerpos formaron. Imagen tomada de Pexels