Leamos

Leamos, con cuidado,

la voz de las pupilas

mecidas por el viento

entre flores amarillas;

nos traen ellas el poema

ardiente de la vida,

poema siempre renacido

en el calor de una caricia.

Imagen tomada de Pexels

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s