Destrucción

Lo que quedó, amor,
después de nuestro encuentro,
es el fin
de una esperanza.

Maltrecha,
no soportó que los caminos
se olvidaran
de las noches frías y oscuras
gobernadas por el sufrimiento.

Ni la lluvia
deja su frescura
en los pozos de la noche:

la esperanza
de la soledad se desvanece
cuando nuestros ojos
se funden
en un mar
de panes y de besos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s